Archivo de la categoría: Vida en Prisión

Búsqueda de un familiar

¿A quién acudir?

Esta es una experiencia estresante para los familiares o amigos de una persona desaparecida después de haber realizado un vuelo a Francia. Desafortunadamente, el estrés por la desaparición lleva a los familiares, en determinados casos, a buscar la ayuda de personas en sus países de origen, que se aprovechan de la debilidad del momento para solicitar importantes sumas de dinero, a cambio de revelar el supuesto paradero de la persona desaparecida.

La primera recomendación que nos permitimos hacer a quienes hayan perdido contacto con una persona que viajaba al exterior es la siguiente: NO PAGUEN LOS SERVICIOS DE PERSONAS QUE COBREN POR INFORMAR. La mayor parte de las veces el monto a pagar es de usura, pero lo más importante: las informaciones son erradas.

Es primordial acotar que las prisiones nunca revelan el nombre de las personas detenidas. En el caso de Francia, con la autorización del juez de instrucción, las mismas prisiones realizan una llamada a los familiares en el país de origen, para informar de su situación. Muchas veces la diferencia de horarios entre los países dificulta las comunicaciones, así como el hecho de que no todos los Consejeros de la unidad de la prisión encargada de este trabajo,  llamada S.P.I.P. (se pronuncia “espip”), hablan español fluidamente.

Si uno de sus familiares desapareció en el curso de un viaje a Francia, o si su vuelo hacía escala en París, espere una llamada de la prisión en un lapso prudencial. Tome nota de la dirección de la prisión (no se preocupe por la ortografía, simplemente anote lo que cree entender) y lo más importante, anote los números del ÉCROU (se pronuncia “ecrú”) que le van a dar, porque es el dato más importante para poderse comunicar posteriormente.

Si transcurrido un tiempo prudencial no recibe ninguna llamada, pueden dirigirnos un correo electrónico con los nombres y apellidos de la persona desaparecida, la fecha probable de viaje y los datos completos de quien solicita la información (filiación con el (la) desaparecido(a), teléfonos y dirección). Si el juez de instrucción ha dado su autorización, intentaremos comunicarle los datos de su familiar.

En la medida de lo posible, suministraremos la información en un corto lapso.

Tipos de centros penitenciarios en Francia

Existen diferentes categorías de centros penitenciarios en Francia.

  • Las penas cortas y las detenciones provisionales, en espera de un juicio definitivo, se cumplen en los centros llamados MAISONS D’ARRÊT, cuya traducción sería “casas de arresto”.
  • Las penas más largas se cumplen en las MAISONS CENTRALES, es decir, las “casas centrales”.
  • Los condenados a penas medianas, y en particular los más jóvenes, cumplen sus condenas en CENTRES DE DETENTION, o “centros de detención”.

Por lo general, los detenidos llegan directamente a una MAISON D’ARRÊT, y una vez condenados pueden continuar allí o ser enviados a otro CENTRE PÉNITENTIAIRE o DE DETENTION.


¿Cómo comunicarse con un familiar?

¿Cómo escribir una carta?

La vida en una prisión en Francia

Detalles del ingreso y del día a día en la prisión.

EL GREFFE

El GREFFE es el servicio que gestiona la situación penal de las personas detenidas. A su llegada a la prisión, el GREFFE registra la detención, crea la ficha penal y procede a entregar un número de encarcelación. Este número que se le asigna a la persona, llamado Écrou (se pronuncia ecrú), es la única identificación del detenido hasta su salida. Este número no cambia, solo si la persona es trasladada de prisión.

Así mismo, el GREFFE retiene las pertenencias que llevan consigo las personas al momento de su detención (pasaporte, computadoras, etc.) Se les entrega un papel para su firma, con el detalle de los objetos que quedan en su custodia, los cuales, normalmente, les son devueltos en el momento de su excarcelación.

Uniformes

En Francia los detenidos no utilizan uniformes, sin embargo existe una estricta prohibición de utilizar vestimentas de color azul (a excepción de los bluejeans), pues es el color utilizado en los uniformes de los vigilantes de prisiones.

Revisión médica

En los días siguientes a su encarcelación, las personas detenidas pasan por una revisión médica, a fin de asegurar el buen estado de salud, y para administrar los medicamentos que fueran necesarios.

En Francia, desde 1994, la medicina en prisión depende del Ministerio de la Salud, y no del Ministerio de Justicia.
Estas estructuras están vinculadas a un grupo hospitalario cercano a la prisión. La unidad sanitaria tiene a su cargo la medicina general (visitas y consultaciones médicas); cuidados de enfermería, incluyendo la distribución de medicamentos; cuidados dentales; exámenes de laboratorio y los servicios Médico-Psicológicos.

El S.P.I.P.

Posteriormente, reciben la visita de un miembro del Service pénitentiaire d’insertion et de probation, en francés (S.P.I.P). Este servicio está encargado de favorecer el acceso a los derechos y a los dispositivos que permiten la reintegración de las personas detenidas, asegurando la realización de actividades, cuyo fin es el de preparar su liberación y posterior reintegración en sociedad. Este trabajo lo llevan a cabo los consejeros y consejeras del S.P.I.P (se dice “espip”)

El trabajo en la prisión

Un día tipo en la prisión puede incluir dos salidas al patio, con lo cual los detenidos llegan a pasar hasta 22 horas al día en su celda.

En algún momento de su condena, y en la medida de la disponibilidad de empleos, la administración penitenciaria propone la realización de algún tipo de trabajo. Bien sea en la cocina, o en los ateliers, donde se llevan a cabo diferentes actividades (como colocar carátulas a cajas de CD’s) en la semana. Este trabajo depende de los llamados concesionarios, empresas privadas que firman contratos con las prisiones, con el fin de realizar trabajos simples.

El trabajo ayuda a olvidarse del encierro, y los días pasan más rápido. También permite a las personas contar con dinero para comprar diversos objetos de alimentación o higiene. Y lo más importante, en el caso de los delitos de tráfico de estupefacientes, el pago de la multa de la aduana (leer abajo).

La alimentación

La alimentación de todos los detenidos se elabora en una cocina central, la cual sirve de fuente de empleo para los mismos detenidos. Las comidas se elaboran y se reparten en las celdas, directamente, por lo que tampoco existen comedores.

En las mayorías de las prisiones solo se sirve el amuerzo y la cena, con lo cual la persona detenida debe comprar dentro de la prisión su desayuno. Estas compras se deben realizar en la cantina.

En las celdas no existen cocinas, sin embargo en algunas prisiones es posible comprar placas electrícas.

La cantina

Es un dispensario donde la persona tiene la posibilidad de comprar determinados alimentos, artículos de limpieza, cigarrillos, productos para el aseo personal, estampillas para el correo, aparatos eléctricos, o periódicos y revistas (en francés).

El pago del trabajo realizado en la prisión no se realiza en efectivo, sino que se acumula en una cuenta que se abre a nombre del detenido. Con el dinero de esa cuenta se puede comprar en la cantina.

Una vez a la semana, la persona detenida hace una solicitud de compra por medio de una planilla que distribuyen en las celdas.

La persona privada de libertad puede recibir muy pocas cosas del exterior, motivo por el cual la cantina es imprescindible, pues es prácticamente su única posibilidad de adquirir alimentos o enseres.

Qué pueden enviar los familiares

No se aceptan los envíos de ropa por correo, hay que ponerse en contacto con una asociación que pueda recibir el paquete y depositarlo directamente en la prisión, los días de visita. Solo las personas que no tienen permiso de visita de familiares pueden recibir la ropa depositada por las asociaciones.

Una vez al año, en diciembre, las personas pueden recibir un paquete de 5 kilos de alimentos. Todo debe estar guardado en bolsas plásticas transparentes, que permitan a los vigilantes realizar los controles pertinentes. No se aceptan líquidos ni alcohol.

Las salidas al patio, o la promenade

Promenade (se pronuncia sin la “e” final), paseo o caminata, es la palabra que aprenden más rápidamente las personas privadas de libertad, apenas entran en prisión. Esos escasos minutos en los que salen a un patio al aire libre y disfrutan, con suerte, de unos rayos de sol, bastante escasos por estas latitudes.

La seguridad al interior de la prisión

Sin llegar a hacer una alabanza del sistema penitenciario francés, desde nuestro punto de vista, la seguridad y la vida de la persona privada de libertad, tiene un nivel superior al que estamos acostumbrados a ver en América Latina.

La mayoría de las personas se asombran al comienzo por la seguridad, ya que temen por lo general que algo les ocurra. Algún tiempo después comienzan a sentir el verdadero peso del encierro, y la primera opinión positiva se desvanece. Por lo general, las personas latinoamericanas privadas de libertad, en Francia, no tienen antecedentes judiciales.

En cuanto a las visitas

Normalmente, ocurren dos veces a la semana, incluyendo el día sábado. Son de media hora de duración, excepto cuando la persona que visita viene desde el extranjero. En ese caso, la persona detenida debe solicitar una doble visita, para que le concedan una hora completa.

Las revisiones por las que pasan las familias son las mismas por las que pasamos los visitadores, los abogados, o el personal de la prisión. Una máquina escanea las carteras y otros objetos personales como los abrigos, y muchas veces los zapatos, que pueden llevar algún metal que dispara la alarma del escáner corporal.

Información sobre el Proceso

La defensa

En vista de que la persona detenida por lo general,no posee medios para cancelar los honorarios de un abogado, el Estado francés le asigna un abogado de oficio. Este debería visitar al detenido previamente para conocer el caso, sin embargo, en realidad suele ocurrir que algunos abogados no visitan a los detenidos, y los ven por primera vez media hora antes en el tribunal, de que pasen a juicio.

La detención provisional

Durante el período de la instrucción del caso, la detención provisional debe ser prolongada por un juez de libertad, para lo cual la persona es enviada hasta un tribunal cada 4 meses.

Cierre del caso

Una vez que la persona entra en el centro de detención, debe esperar el cierre de su caso. En ese lapso antes del cierre del caso, se recopila el máximo de información en torno al delito cometido. El tiempo que puede transcurrir entre el inicio de la detención y el cierre del caso es variable, y depende de cada caso en particular.

Cuando el juez o la jueza consideran que poseen todos los elementos que les permitirán juzgar al detenido, éste recibe una carta en la cual se le comunica el cierre del caso.

El juicio

Entre el cierre del caso y la fecha del juicio suelen transcurrir tres meses aproximadamente. Para asistir al juicio, el detenido es trasladado hasta los tribunales competentes.

Los familiares de un detenido, deben obtener una serie de documentos para asegurar la defensa de la persona privada de libertad. Los documentos, de forma general, son los siguientes:

  • EMPLEO: si la persona detenida tenía un empleo reciente, o tiene una profesión que ejerce por cuenta propia, se debe aportar la constancia de trabajo y recibos recientes del pago de su sueldo. El objetivo es el de poder demostrar que el delito cometido por la persona en cuestión, fue circunstancial, y que la persona tiene o ha tenido un empleo estable.
  • ESTUDIOS: constancias de estudios concluidos recientemente, o de estudios en curso, con el mismo objetivo.
  • DEUDAS: toda clase de documentos de deudas contraidas, que demuestren la situación financiera personal y familiar.
  • ANTECEDENTES PENALES: solicitar una constancia de antecedentes penales, si la persona no tiene antecedentes en su país, lógicamente. Es necesario investigar en las instituciones de Justicia de cada país, pues en algunas de ellas, familiares en línea directa (hermanos o padres) pueden solicitar la constancia para una persona ausente. Desafortunadamente, en algunos otros países no es posible hacerlo.
  • CARTA DE BUENA CONDUCTA: si en su país se le dificulta este trámite, intente obtener una constancia de buena conducta en su Alcaldía, o en la prefectura de policía.
  • PARTIDAS DE NACIMIENTO: de los hijos menores de 10 años.

Todos estos documentos deben ser enviados al abogado de la persona privada de libertad, vía fax o correo electrónico, NO ES NECESARIO ENVIAR ORIGINALES, no pierda tiempo y dinero, en Francia las fotocopias de este tipo de documentos son aceptadas.

Muy a menudo los familiares desean conocer el tiempo aproximado de condena que recibirá su familiar. Desafortunadamente no existe una respuesta precisa, que satisfaga la justa duda. Sin embargo puedo aclarar dos puntos de forma general:

  • Las condenas por tráfico de estupefacientes suelen ser más cortas que las que se imparten en América Latina, muy afortunadamente, pues de esta manera la persona puede asegurar su reintegración en la sociedad, en un futuro próximo.
  • En los casos de tráfico de estupefacientes, las penas dependen de varios factores, como la cantidad de droga incautada, la forma en que era trasladada, y si se trata de un primer delito de la persona o si es reincidente. En fin, puedo decir que en general una condena mínima suele ser de 18 meses de prisión.

Para el cálculo de la condena total, se toma en cuenta el tiempo transcurrido desde el momento en el que la persona entró en el centro de detención. Es decir: si para el momento del juicio, en el cual se dio una condena de 24 meses, la persona llevaba 10 meses detenida, solo quedan14 meses de condena. A ese tiempo se le restan las reducciones de pena por buena conducta, por lo general de tres meses por año de condena.

Transcurrida la mitad de la condena, y en presencia de determinadas condiciones especiales, la persona privada de libertad puede solicitar su libertad condicional.

Ver más sobre esto en el enlace:

Preparar la liberación condicional

 Lectura recomendada:  “El Proceso. Franz Kafka”.
 
Kafka_Der_Prozess_1925
Fuente de la imagen. Wikipedia.

La liberación

¿Cuándo regresa la persona detenida a su país de origen ?

Cuando se cumple la fecha acordada por el juez para la liberación condicional, la persona privada de libertad puede regresar a su país de origen. Sin embargo, en muchos casos la liberación puede retrasarse, debido a que la prefectura debe gestionar el pasaje aéreo para el retorno.

En temporada alta (meses de julio – agosto, y diciembre – enero) obtener un pasajes aéreos puede resultar difícil, por lo que en general, el regreso al país se retrasa.

¿Quién paga los pasajes aéreos de regreso al país?

Por lo general, una de las condenas impuestas en el juicio respectivo, tiene que ver con la prohibición de entrada al territorio francés durante una cierta cantidad de tiempo, que puede ser de tres, cinco, diez años o definitiva.

Es por ello que la persona detenida es expulsada hacia su país de origen, y el costo del pasaje aéreo lo asume Francia.

Las personas no europeas que no tengan expulsión de Francia, tienen la posibilidad de que sus consejeros del Servicio de penitenciario de inserción presenten a la prefectura una solicitud para salir del territorio francés. Si el Prefecto acepta la solicitud, la prefectura asume el costo del billete aereo y la persona es enviada a su país de origen.

Las personas europeas que no tengan expulsión de Francia, deben hacerse cargo ellas mismas de sus billetes aéreos.

¿ Cómo enviar una carta por correo?

Para enviar una carta debe tener la dirección de la prisión,  y escribir los datos de la persona detenida tomando en cuanta la siguiente información.

1. Nombres y apellidos

Veamos un ejemplo con un nombre ficticio:

Julio Andrés Pérez Sucre

Para facilitar la identificación en las prisiones, siempre se elimina el segundo nombre. En todas las cartas se escribe primero el apellido y después el nombre, y si no se respeta este orden, LAS CARTAS PUEDEN NO LLEGAR A SU DESTINO. Por último los apellidos se escriben en mayúsculas.

Por lo tanto, según nuestro ejemplo, las cartas se deben escribir a nombre de:

M. PEREZ SUCRE Julio

Si se trata de un hombre, se le agrega al nombre una M. que significa Sr., en francés. Si se trata de una mujer, se agrega Mme, que significa Sra. Ejemplo:

Mme PEÑA Larissa

2. El ÉCROU

Para escribir una carta es necesario conocer el número de ÉCROU, y si es posible, los datos que se escriben después del número, los cuales indican la ubicación del edificio y el número exacto de la celda. Si solo se tiene el número de ÉCROU, igual se puede enviar la carta, pero si se dispone de los otros datos, es preferible anexarlos.

Significado de los datos que se encuentran después del ÉCROU:
Bât: abreviación de EDIFICIO
Cell: abreviación de CELDA

3. Con todos los datos anteriores, esta sería nuestra dirección:

Tomando como ejemplo la dirección de la Maison d’arrêt de Fresnes, cercana a París:

M. PEREZ SUCRE Julio
Maison d’arrêt de Fresnes
Ecrou 11111 / Bât 1 / Cell 111
Allée des Thuyas
94 261 Fresnes Cedex

Siguiendo estas instrucciones, usted solo debe reemplazar el apellido y el nombre de su familiar, y los datos del écrou, bâtiment y cellule, si dispone de ellos.

La siguiente información puede también 
ser de su interés :

Lista de las principales prisiones cercanas a París